lunes, 25 de febrero de 2013

LA MUDA DE LA SERPIENTE 3


Contra lo que nos comunican los grandes comunicadores y simplificadores (mediáticos y educativos) el modelo eclesiástico de gobierno, en concreto el vaticano del que hablamos, es extraordinariamente antiguo en el tiempo y moderno en su carácter de paradigma. Todas las Oligarquías se guían por algo parecido: cónclave de selectos, opacidad ante los demás de sus procedimientos y faraonismo de fondo: Imperator elegido por los Patrocinadores del entuerto. Padrino y Sanedrín, para mejor entendernos, mientras la piara pasta en el redil. Por eso lo que ocurre en Roma, con la fumata de marras, es mucho más importante de lo que pensamos. La Comisión Europea, la Trilateral, Davos, el Bilderberg o los Politburos comunistas, con su Comisión Permanente, dan una idea de los modelos de consenso decisional entre los que realmente cuentan. El resto a aplaudir, a votar o a arrojarse al suelo, las veces al día que se les exija. Lombrices en el barro y cebadores de anzuelos.

Como aún hay imbéciles que creen que la dimisión del Papa tiene que ver con los casos de pedofilia ocultados sistemáticamente por la Iglesia Católica, y que de un tiempo a esta parte salen a la luz, voy a ofrecer como divertido interludio cinco facetas de como este asunto de pisotear a los niños por los maravillosos adultos se da en todas las latitudes y más aún las que frecuentan nuestras judeocristianas élites.

1 Por ejemplo, pensemos en los Boy Scouts. En los Estados Unidos el año pasado se ha conseguido, tras una decisión de un tribunal de Oregón, salgan a la luz miles de páginas de documentos sobre incidentes de abuso sexual en esta institución en su rama norteamericana. Más de mil casos, entre 1960 y 1985, sobre todos los cuales se ha echado tierra encima.

2 En Inglaterra, aunque aquí se hace lo posible para no citarlo, el escándalo ha saltado en la BBC: esa modélica institución tan veraz que inspiró a Orwell, que trabajaba en ella, para significar al Gran Hermano. Jimmy Savile, popularísimo presentador musical y amigo de los niños, amigo de todos, de orígenes humildes y condecorado y nombrado Sir por Su Graciosa Majestad la Reina, ha resultado, tras numerosas denuncias que están para desgracia de escépticos y mitificadores de la gentuza mediática, siendo cordialmente verificadas, ser responsable de más de cuatrocientos abusos de menores. Niños, niñas, jóvenes, cadáveres (sic) etc. Protegido por sus jefes, por la policía y sus contactos políticos pudo morir tranquilo, admirado y satisfecho. Otros pedófilos notorios, procedentes de Albión, de los que comienzan a salir a la luz sus fechorías son: Sir Cyril Smith, miembro de la Cámara de los Comunes o el infame tory Edward Heath (ambos fallecidos, como el lamentable Savile), eurófilo convencido, aficionado al abuso de menores varones y, muy posiblemente, a su posterior asesinato.

3 Pero no pensemos que estas cosas son ajenas a otras culturas, con las que hemos de hermanarnos e hibridarnos como sea, según los designios de David Rockefeller, Cohn-Bendit (auto proclamado pedófilo) o los jesuitas. Responsables estos últimos (tan intelectuales y rigurosos ellos) durante décadas, desde los años cincuenta, de decenas de violaciones y abuso con niños inuit (esquimales) de ambos sexos. Las indemnizaciones que andan pagando en USA alcanzan muchos millones de dólares.
A finales del 2011 una niña de cinco años ingresó con gravísimas heridas y señales ciertas de haber sido violada en un hospital de Arabia Saudita. El autor fue su cariñoso y religioso papaíto, un predicador musulmán de la rama wahabi (muy popular en la televisión de su país). Ha salido indemne, con una multa y unos meses en prisión. Este es el tipo de mundo con el que se nos recomienda hibridar, tanto por la extrema derecha petrolera tejana como por la izquierda partidaria de la “alianza de civilizaciones”. Los abusos con niños en el Islam, tanto suní como chií, son sistemáticos. Se procura poner todo esto, por motivos del discurso políticamente correcto, en sordina. El repelente agente británico llamado Jomeini, fundador del estado marioneta de Irán que tan bien representa su papel de “malo” para que los designios de los Patrocinadores se implementen, dejó escrito que sodomizar a una niña menor de nueve años es tan solo una infracción y que se puede uno casar con niñas inmediatamente mayores de nueve años1.

4 No sólo se viola y abusa en ámbitos monásticos, o abrahámicos, de los jóvenes (aquí parece ser la regla), incluso en el budismo lamaico, tan “espiritual y amable”, hay numerosos casos, sino en el mundo cinematográfico. Donde numerosas estrellas jóvenes o niños han denunciado lo muy difundido que está en Hollywood aprovecharse de la edad y el status con los más jóvenes.
¿Qué esperábamos de esta casta seudo sacerdotal y pedantocrática sino que imite a sus ilustres y despreciables predecesores?

5 La mayor parte de los abusos se dice ocurren en la familia, y es verdad, pero cuando no ocurren en ella ocurren es lugares donde los perpetradores se imbuyen con los papeles de dominio propios del familismo abrahámico. Luego se buscan chivos expiatorios, se habla de ovejas negras y se sigue hacia adelante. Como corresponde a unas religiones que detestan lo femenino y masculino libres y odian porfiadamente a los animales o a los niños (disimulando con ecología y protección) sino se someten a sus totalitarias, crueles e insanas admoniciones y tabúes.



1 Islamic Teachings on sex with infants: A man can have sexual pleasure from a child as young as a baby. However, he should not penetrate. If he penetrates and the child is harmed then he should be responsible for her subsistence all her life. This girl, however would not count as one of his four permanent wives. The man will not be eligible to marry the girl's sister. The complete Persian text of this saying can be found in "Ayatollah Khomeini in Tahrirolvasyleh," Fourth Edition, Darol Elm, Qom
(Continuará)

No hay comentarios:

Publicar un comentario