sábado, 23 de febrero de 2013

LA MUDA DE LA SERPIENTE 2


Es conveniente recordar, el vil metal manda, como Ettore Gotti Tedeschi, Presidente del IOR desde 2009 (cercano al Opus Dei y antiguo funcionario del Banco de Santander), fue destituido el 25 de Mayo de 2012, dos días después de que fuera arrestado Paolo Gabriele que fuera mayordomo personal de Benedicto XVI entre 2006 y 2012. Tedeschi (que significa: “alemán”) dijo que se iba a callar por amor a la Iglesia, pero en una carta-testamento que encontró unos días después la policía cuando, siguiendo los requerimientos judiciales, registró su casa de Piacenza, decía que temía por su vida y que su fin podría ser como el de Calvi. Paolo Gabriele, filtró documentación reservada a la Prensa (Vatileaks) consistente en gran medida en la correspondencia entre el Papa con su secretario personal: el arzobispo alemán Georg Gänswein. Todo para “ayudar a terminar con la corrupción”. La imagen que sale de esto, publicada por el periodista italiano Gianluigi Nuzzi en un libro, es la que imaginábamos: favoritismos e ilegalidades múltiples como modo normal de operar en el mundo sublunar, luchas entre facciones y miserias sexuales y humanas varias. En eso nada que destacar, igual que en la vida política y económica de nuestras democracias dotadas de las más exquisitas clases dirigentes.

El País termina una reflexión extensa sobre la crisis vaticana, que curiosamente es extraordinariamente benévola con Benedicto, con la siguiente proclama:

La dimisión de Ratzinger no se puede interpretar por tanto como un acto de rendición. Sino como la única posibilidad de gritar de un hombre que jamás levantó la voz.
Otra voz “calificada”, que sólo ha tenido bellas palabras para el saliente múrido1 de la cúpula vaticana, ha sido la de Yona Metzger, el gran rabino askenazi de Israel, que ha dicho que con el Papa (al que muchos en su momento calificaron de nazi) las relaciones han sido las mejores de la historia y que espera que eso continúe. Y es que los abrahamismos, en este momento culminante del Kali Yuga, con todos mis respetos por sus incautas clientelas, apestan.

Habrá pues que buscar alguna claridad sobre este asunto del cambio de Papa en algún otro lugar. ¿Acaso en el contexto de la crisis económica y la reafirmación de la Unión Europea como modelo global de “gobernanza”, mientras USA se abalanza al cuello de China en el Pacífico? ¿con la oferta de Obama de un Tratado de Libre Comercio a Europa que será no menos envenenado en sus consecuencias que el experimentado con Latinoamérica?

Me he tomado la molestia de incitar a mi amable y gentil primo Antonio que me calculase la configuración astrológica del 28 de febrero a las 20 horas en Roma (momento en que queda vacante la Sede y abierto el procedimiento sucesorio) y el resultado ha sido, como esperaba, asaz inquietante:

La casa IX es la casa de la Iglesia y en ella está Júpiter (su regente natural, porque corresponde a Sagitario). Júpiter siempre representa al sacerdocio porque es el regente de Sagitario. Pero fijémonos en que Júpiter está exiliado en Géminis y acaba de terminar un penoso camino retrógrado que ha durado varios meses. Nunca he visto a Júpiter tan retorcido como estos meses pasados. Tras retrogradar varios meses, el "gran sacerdote exiliado", se ha puesto en marcha y ha hecho pública su dimisión.

Fijémonos ahora cómo está el verdadero regente de la casa IX: Mercurio. Mercurio está exiliado y retrógrado también en la casa VI, que es la del trabajo. Un Mercurio en Piscis es lo menos claro y lo más confuso que te puedas imaginar: Rajoy lo tiene así, no dice la verdad así le maten, oculta y miente. Mercurio es el dispositor de Júpiter, es decir, la Iglesia dispone del Papa, el Papa (Júpiter) está en las manos de la Iglesia.
El conciliábulo lo forman todos los planetas que se encuentran entre las casas V y VI. Curiosamente todos ellos en Piscis, también regentado por Júpiter, pero haciendo una cuadratura a él. El próximo Papa será el Sol (la autoridad). Si se fijan Mercurio retrograda hacia él. Se encuentran el día 4 ó 5 de Marzo, que será el día que elijan al sucesor de Benedicto XVI, a 14º de Piscis. Según Dane Rudhyart, ese grado sabiano significa:
14º Piscis = Una gran dama vestida con una piel de zorro.
El simbolismo para mí es claro: el Papa es alguien vestido o disfrazado, pero en este caso lo será más. El nuevo Papa necesita seguramente adoptar alguna postura políticamente inteligente, que este otro no puede o no sabe hacer.
Un Papa escogido con el Sol en Piscis... se ocultará, confundirá, mentirá...

Y seguramente se presentará como “avanzado políticamente” y receptivo a todas las grandes cosas que integran las agendas que apoyan gente como: Obama, Juan Luís Cebrián, Albert Gore, David Rockefeller o Felipe González. Si además se da el nombre emblemático de “Pedro” ya sabrán, los infelices que siguen siendo católicos, a qué atenerse. Pero no avancemos acontecimientos.

(Continuará)

1Joseph Ratzinger, alias Benedictus XVI, es conocido entre los que le tratan con el cariñoso apelativo de Joe the rat, que, traducido al castellano, significa: Pepe, la rata.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada